Brasil: Expectativa crece ante la aprobación de las apuestas deportivas

Si bien no se debatió el proyecto de Ley de los juegos de azar, el presidente Lula da Silva aprobó el proyecto de ley que regula a las empresas y usuarios de apuestas deportivas y juegos de azar por internet.

En Brasil, la pasión por el fútbol es casi una religión, pero existe un juego que ha estado en el centro de numerosos debates y discusiones: los juegos de azar. Desde las concurridas calles de Río de Janeiro hasta las ciudades del Amazonas, el tema de la legalización y su regulación ha cobrado relevancia en los últimos meses.

Los juegos de azar han sido parte integral de la sociedad brasileña a lo largo de los años. Sin embargo, la legislación que rodea a esta industria ha experimentado altibajos, generando un terreno incierto para operadores, jugadores y reguladores. Desde casinos clandestinos hasta la creciente presión por cambios legislativos, este artículo detallará la situación actual de estos juegos en Brasil.

NUEVAS MEDIDAS PARA INCREMENTAR LOS INGRESOS

Antes de que concluya el año, el presidente del Senado, Rodrigo Pacheco (PSD-MG), buscó avanzar con tres medidas económicas en la Cámara tras la aprobación de la reforma fiscal. Estas medidas incluyen aspectos relacionados con la regulación de las apuestas deportivas, la fiscalidad de los fondos offshore y exclusivos, y la legalización de los juegos de azar.

Si bien se espera que todas las leyes correspondientes al juego sean aprobadas lo más pronto posible, lo cierto es que la propuesta de ley ha estado estancada en el Senado desde mayo, debido a las demoras en la Comisión de Constitución y Justicia (CCJ) de la Cámara. A pesar de que el senador Irajá Abreu ya fue designado como ponente del proyecto de ley y presentará la propuesta en la Comisión de Constitución, Justicia y Ciudadanía del Senado, el proyecto, aprobado el año pasado por la Cámara de Representantes, enfrenta una sólida resistencia por parte de los miembros de la bancada evangélica.

Estos buscan bloquear la legalización de casinos, bingos y juegos de azar en Brasil. La designación de Irajá como ponente se produce después de que el presidente del Senado, Rodrigo Pacheco (PSD-MG), sugiriera que la legalización del juego podría ser una alternativa a la exención del impuesto sobre la nómina salarial, vetada por el presidente Lula.

Pacheco destacó en marzo de este año que “El juego es una fuente extraordinaria de empleo, una fuente extraordinaria de ingresos. Existe en todo el país, en todas las ciudades de Brasil, y no lo regulamos. Queremos acelerar la votación de todos estos proyectos que generan ingresos, y uno de estos proyectos es el que legaliza los juegos de azar, que ya ha sido aprobado en la Cámara”. Cabe mencionar que el senador Irajá es autor de un proyecto con el mismo objetivo de legalizar los casinos, el PL 4.495/2020.

CAMBIOS EN EL DISCURSO

El incremento en la oferta de juegos ha generado un cambio en la postura de aquellos que se oponen a los juegos de azar. Un ejemplo de ello es el comportamiento del pastor Sóstenes Cavalcante (PL-RJ), expresidente del Frente Parlamentario Evangélico y diputado, durante la votación del PL 3626/23 sobre apuestas deportivas en la Cámara de Diputados. El parlamentario señaló que, como la práctica ya existe, defendió el control y la tributación como forma de frenar la actividad.

Durante la votación, Cavalcante destacó que, dado que la práctica ya existe, abogó por el control y la tributación como medidas para frenar la actividad. Sin embargo, en relación con los avances en el texto presentado por el diputado Adolfo Viana y reconociendo la falta de control sobre el juego en línea en Brasil, expresó su apoyo al impuesto como una manera estratégica de frenar el crecimiento descontrolado de esta adicción.

En la orientación del caucus (asamblea de partido) del PL, reiteró que comprenden que la práctica ya está en curso y que el impuesto puede ser un medio para frenar el aumento de ludópatas en Brasil. A pesar de este respaldo estratégico al impuesto, Cavalcante insistió en su posición contraria al juego, advirtiendo sobre sus efectos negativos en las familias y su conexión con el suicidio y la adicción.

El Instituto Brasileño de Juego Legal sostiene que los evangélicos y conservadores deberían reconsiderar sus acciones para evitar convertirse indirectamente en un grupo de presión que respalde el juego ilegal. Argumenta que la legalización y regulación serían más efectivas para proteger a los ciudadanos de los impactos perjudiciales del juego ilegal. Subraya que el desafío real de la legalización del juego radica en la creación de leyes y reglamentos que permitan a los ciudadanos participar en el juego bajo normas estatales claras y su aplicación efectiva. Además, señala que el juego ya existe en Brasil, pero su falta de regulación actual no contribuye ni al Estado ni a la sociedad.

REGULACIÓN DE LAS APUESTAS DEPORTIVAS

El martes 12 de diciembre, el Senado aprobó el proyecto de ley que regula las apuestas deportivas, tras pasar exitosamente por la Comisión de Asuntos Económicos (CAE) del Senado. 10 días después, la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de ley 3.626/23, que regula no solo las apuestas deportivas, sino que también incluye a los casinos online en la propuesta.

En respuesta a este acontecimiento, el Instituto Brasileño de Juego Responsable (IBJR) emitió un comunicado oficial destacando las modificaciones realizadas en el proyecto. Iniciando con los impuestos a las empresas de apuestas, el texto original proponía un impuesto del 18% sobre los Ingresos Brutos del Juego (IBG), generando una fuerte reacción en el sector.

La CAE, sin embargo, aprobó la reducción al 12%, considerado “un porcentaje más acorde con la construcción de una industria de apuestas sostenible y segura para el país en el mediano plazo”, según explicó el IBJR en su informe. El instituto también señaló que esta nueva fiscalidad “deberá atraer un mayor número de operadores al mercado brasileño”.

Además, se redujo el impuesto a la renta (IR) sobre los premios ganados por los jugadores que superen los 2,112 de reales al 15%, la mitad de la propuesta inicial del 30%, según precisó el IBJR. Entre otros aspectos positivos destacados se encuentran el mantenimiento del texto de la Cámara sobre la operación de casinos online en el país, un plazo de autorización de cinco años para que las casas de apuestas puedan operar, y la tasa de inspección, que antes se aplicaba progresivamente sobre el valor de los premios y ahora tiene una tributación fija atribuida al valor del GGR (Gross Gaming Revenue).

En relación con la tributación, el proyecto de ley establece que las empresas de apuestas retendrán el 88% de los ingresos brutos, en comparación con el 95% anterior, después de pagar premios e IRPF. Asimismo, el texto establece una tasa de licencia de hasta BRL 30 millones (6 millones de dólares) que los operadores deben pagar por la explotación de las apuestas.

Y para que el agente operador (es decir, la empresa que explota el sistema de apuestas) pueda operar deberá obtener autorización del Ministerio de Hacienda, con una validez de hasta cinco años y sujeta a revisión en cualquier momento. Además de que deberán tener como socio a un accionista brasileño con al menos el 20% del capital social.

Por otro lado, los acontecimientos deportivos que sean objeto de apuestas con cuotas fijas contarán con acciones para mitigar el amaño de partidos y la corrupción en los eventos en directo, siendo nulas las apuestas que se demuestre que han sido realizadas mediante amaño de partidos y corrupción. Y se prohíbe apostar a los menores de 18 años, a las personas diagnosticadas de ludopatía, a las personas con influencia en plataformas o eventos deportivos, incluidos directivos, entrenadores, árbitros y atletas.

CRECEN LAS EXPECTATIVAS

La regulación de las apuestas deportivas y el juego online cada vez está más cerca y se espera que el gobierno federal esté presto a aprobar los proyectos de ley que favorecen sus intereses económicos.

El equipo del ministro de Hacienda, Fernando Haddad, espera recaudar con la medida al menos 12.000 millones de reales (más de 2.400 millones de dólares) hasta el 2024, pero para ello es necesario que el proyecto de ley se apruebe pronto. Brasil se encuentra actualmente en un gran dilema respecto al mundo de los juegos de azar. La historia de la relación del país con el azar es larga y en la actualidad, el debate sobre la legalización y regulación de esta industria ha alcanzado su punto álgido.

En este contexto, los operadores, jugadores y observadores están a la expectativa, ansiosos por conocer cuál va a ser el desenlace de los juegos de azar en el país. A medida que Brasil está priorizando generar mayores oportunidades económicas y hacer frente a los posibles desafíos sociales asociados con la legalización de los juegos de azar, queda claro que la resolución de este proyecto no solo afectará a los actores directos de la industria, sino que también tendrá implicaciones más amplias para la sociedad brasileña en su conjunto. Solo el tiempo revelará cuando al fin se apruebe el juego presencial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Casino Perú

Revista Casino Perú

Somos un medio de comunicación escrito líder en América Latina, contribuimos al desarrollo del sector desde el año 2000, gracias al profesionalismo de su staff y a la confianza ganada a nuestros clientes.