Estados Unidos: Movimiento regulatorio en apuestas deportivas

En varios estados de Norteamérica, la legalización de las apuestas en línea enfrenta desafíos, evidenciando complejidades regulatorias y diversas posturas de los agentes de la industria del juego.

La legalización de las apuestas experimenta dinámicas variadas en Los Estados Unidos de América. En Nueva York, el senador Joseph Addabbo busca impulsar la legalización de casinos y loterías en línea, con miras a generar ingresos fiscales sustanciales. Mientras tanto, en California, grupos de operadores, como la Sports Betting Alliance, se oponen a propuestas de regulación de apuestas deportivas, argumentando que podrían limitar el potencial del mercado y fomentar el juego ilegal. Este panorama refleja la complejidad y los desafíos en el proceso de regulación de las apuestas en distintos estados, con actores clave expresando preocupaciones y diversas estrategias.

NUEVO PROYECTO EN NUEVA YORK

En Nueva York, luego de no haberse aprobado el proyecto de Ley S4856 en el 2023 para mlegalizar los casinos online, el senador estatal Joseph Addabbo presentó a inicios de enero la iniciativa S8185, la cual es similar a la anterior y también establece los juegos de loterías en línea.

Si el proyecto avanza, Nueva York se sumaría a los estados que cuentan con casinos en línea regulados como Connecticut, Nueva Jersey Delaware, Pensilvania, Michigan y Virginia Occidental. Se tiene previsto además que generaría hasta mil millones de dólares en ingresos fiscales adicionales. Una cifra que impactará en el déficit estatal para el 2024.

El proyecto S8185 concede solicitar licencia de operador de iGaming a los casinos, racinos y casas de apuestas online comerciales y tribales del estado. El costo ascendería a dos millones de dólares, mientras que las ganancias tendrán un impuesto efectivo del 30.5%.

En el caso de aquellas empresas que promocionen marcas que nos son de su propiedad deberán pagar por licencia 10 millones de dólares. En el proyecto se establece también un fondo para programas de prevención del juego compulsivo de 11 millones de dólares.

CAROLINA DEL NORTE EN ESPERA

Carolina del Norte ya cuenta con nueve operadores que están interesados en el mercado de las apuestas deportivas en el estado, aunque aún no se formalizado la fecha para el inicio de funciones. Según detallaron medios locales, a inicios de febrero la Comisión de la Lotería podría anunciar la fecha.

En diciembre pasado, se había precisado que las apuestas deportivas en el estado no se lanzarían antes del Super Bowl LVIII 2024 del 11 de febrero. En tanto, el gobernador Roy Cooper dijo estar confiado en que se hará realidad para el March Madness, que iniciará el próximo 19 de marzo.

En junio pasado el ente regulador, North Carolina State Lottery Commission, edita los requisitos como continuación del proceso emprendido el pasado mes de junio cuando el Gobernador, Roy Cooper, firmó la ley que oficialmente las autorizaba. Entre las solicitudes se encuentran las empresas: Catawba Two Kings Casino, Tribal Casino Gaming Enterprise Cherokee, Bet365, BetMGM, DraftKings, ESPN BET, FanDuel, Fanatics Sportsbook y Underdog.

El siguiente paso es que el regulador examine cada una de estas solicitudes en un plazo de 60 días y se brinde un margen de 10 días a los operadores para atender algunas observaciones que puedan surgir.

INICIATIVAS NO CONVENCEN EN CALIFORNIA

Luego de que California había recibido propuestas para la regulación de las apuestas deportivas comerciales, salieron al frente algunos grupos de operadores para mostrarse en contra de las iniciativas.

El pasado 4 de enero se dio a conocer que los patrocinadores de los proyectos deben de reunir 874 641 firmas para aparecer en la boleta electoral de noviembre. Kasey Thompson, de Eagle 1 Corp, presentó las propuestas 23-0030-A1 y 23-0031. La primera incluye un marco integral de cómo serían las apuestas deportivas en California y será la que más apoyará su grupo. Mientras que la segunda es una propuesta “más vaga” que otorga parte del poder a la legislatura estatal.

La primera iniciativa establece que las tribus participantes contribuyan con hasta el 25% de las ganancias de las apuestas deportivas a las tribus no participantes. Además, deben destinar hasta el 1 % al estado para cubrir los costos regulatorios.

Sin embargo, los integrantes de la Sports Betting Alliance (SBA) —conformada por FanDuel, DraftKings, BetMGM y Fanatics— anunciaron su oposición a estas medidas para llevar a las urnas la legalización de las apuestas deportivas. A través de un comunicado, su portavoz Nathan Click, expresó que la SBA no financiará ni apoyará ninguna de estas iniciativas porque consideran que son un obstáculo para que el mercado alcance su máximo potencial.

Afirmó que se corre el riesgo de que avance el juego ilegal, lo cual afectará a todas las partes interesadas. La Sports Betting Alliance considera que las iniciativas no se ajustan a los estándares regulatorios de sus miembros y aseguró que no prosperará sin el apoyo tribal.

Como se recuerda, en el 2022, los operadores que se resisten a la iniciativa se aliaron con las principales tribus de California en la derrota electoral sobre la legalización de las apuestas deportivas online.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Casino Perú

Revista Casino Perú

Somos un medio de comunicación escrito líder en América Latina, contribuimos al desarrollo del sector desde el año 2000, gracias al profesionalismo de su staff y a la confianza ganada a nuestros clientes.